Never take it for granted


Considéralo todo. Never take it for granted: lo que se llama amor sigue siendo un milagro.  

Ese solo árbol


 Por ese solo árbol, por sus ramas como cruces de caminos y los sueños y el recuerdo de los sueños en las horas tranquilas que ya no compartimos. ¡Qué cantidad de gente que se enreda y se pierde y hace todo lo que puede por dejar(se) atrás con la corriente que pasa! Sigue siendo bonito y es bonito por eso: por todo lo que ocurre de camino a lo que va a suceder luego.

Témpano de fuego


Pero está bien: sé tú,
tú misma, 
selo contra las cuerdas
y las ganas
ajenas 
de dejarte sin nada; 
quiere querer
y deja que otros
puedan
querer quererte y no
te parapetes
ni desnudes a oscuras,
ni te cierres por dentro
ni le dejes las llaves
a cualquiera;
deshaz las paces
con tu fantasía
y vuelve a imaginarte
amada a salvo,
sé como un temporal,
incendia el mundo:

tu corazón un témpano
de fuego.

Censuras



 Facebook acaba de eliminar uno de mis textos recientes a petición (denuncia mediante) de algún perro del hortelano.

 Aprovecho para decir que nos estamos quedando gilipo*** por culpa de unos cuantos mentecat***. Gente amargada y triste, acomplejada, imbéc***les e imbéc***las que foll*** con la ropa puesta y jamás de los jamases dicen coñ***, ni hosti***, ni verg***, ni la meten por el cu*** ni la chupan ni se tragan la leche ni se mojan por nada ni por nadie. Gente muy triste y vieja y más llena de mier*** que ninguno.

 Para que exista, el tabú hay que señalarlo antes, convertirlo en objeto, ensañarse con él: de otro modo no ocurre. Así, hablamos del tabú del incesto, por ejemplo. La hacemos entre todos, esa magia podrida de abjurar de las cosas, las personas, y querernos tan santos como el más tonto de ellos. De continuar así, viviremos en un mundo tan aséptico que besar a una madre dará asco. ¿No te parece tan serio? Sólo siéntate a esperar y no hagas nada...

 Lo dije el sábado en mi charla: los contenidos (en red, en papel, radio, televisión, no importa qué medio) deben ser libres (tal vez con una o dos excepciones, apenas, y previo debate): es el consumidor quien está en posición de elegir y hay que invitarle a hacerlo. El resto es demagogia. Si no te agradan ciertos contenidos no participes de ellos. Vete a dar la paliza a otra parte. Así de fácil. Tienes la opción, a cada segundo, como el resto tiene la contraria.

 Por mi parte, seguimos.

Brindis-trino


El verbo amar no quiere
que lo acabes,
lo sientes a esperar,
sino que te encorajes
y te encierres
con él
en duelo a vida,
definitivamente
en cierta melodía
que hacen los corazones
a dos voces
cuando les sobra
espacio,
piel a piel
y a salvo
de la quema
pero ardiendo por dentro
como el verde
que alienta
la esperanza,
no de sentarse a ver
sino de proponer(se)
un brindis-trino
a la salud de cada flor
que pasa.

Ama lo todo


Ámalo todo,
todo,
ama en plan
bestia,
hazlo hasta que
te duela amar
y amar se vuelva
vicio,
no quede
un sólo trozo
de ti
sin calor,
de corazón
a corazón
abierto,
ama con saña,
sueña,
date al
amor
reviéntate
de gusto
ama con pérdidas,
apuesta
todo al rojo,
y no perdones una
para abrir los
brazos, 
abrir los brazos
y cerrar
la herida.


Sigue respirando


 Entrégate como eres, no a cualquiera.

 Sé tú, tú misma, gústate solitaria, transparente.

 Y eso que llevas dentro, guárdalo para ti: sea tu secreto.

 Espera sin sentarte a esperar, haz tu sino, como se desenvuelven las corrientes, la flor para ser flor, desde su centro: hazte amiga del tiempo que te lleva, declara ahora la paz a tu impaciencia...

 Si llega, será bueno, y bueno que no llegue, también, que se pierda.

 Tú sigue respirando.

 A ver qué pasa.

Hasta que vuelvas


Sal a la vida,
llénate de flores,
desaconséjate
de vez en cuando,
acuérdate del tiempo
que perdiste,
no hagas caso a la gente
que no ama,
ama el amor
en todo lo que vive...

Date un respiro azul
 de historias negras,
perdónate el no haber
sido perfecto,
abraza lo que viene
como un sino,
descansa de tener
que ganar siempre
y siéntate en silencio
hasta que vuelvas.